sábado, 26 de junio de 2010

El amor conoce formas que nos resultan extrañas.

-“¿De que tiene miedo?

-No lo se

-No tendría que preocuparse por nada. Es usted su hija, ¿por qué duda de su amor?

-Nos abandonó.

-¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra?

-¡Todo!-Le dije. La voz del fiscal.

-¿por qué? El amor conoce formas tan diferentes. Julia, tiene tantos rostros distintos, que nuestra imaginación no alcanza a representárselos todos. La gracia está en reconocerlo cuando lo tenemos delante.

-¿y por qué resulta tan difícil?

-Por que solo vemos lo que conocemos. Solo confiamos en los demás para hacer las cosas que nosotros mismos seríamos capaces de hacer, tanto en lo bueno como en lo malo. De ahí que reconozcamos al amor principalmente en la imagen que nos haemos formado de él. Deseamos ser amados del mismo modo que amamos. Cualquier otra forma nos resulta inquietante. Le salimos el paso con dudas y desconfianzas, malinterprentamos sus señales, no comprendemos su idioma. Nos quejamos. Afirmamos que el otro no nos ama, pero lo que hace en realidad es, quizá amarnos de otro modo, su modo; uno que nos resulta extraño. Espero que comprenda mis palabras cuando haya concluido mi historia.

-No entendí lo que decía. Pero confié en él.

"El arte de escuchar los latidos del corazón" Jan-Philipp Sendker.

amor-eterno.jpg

Reflexiones:

Dos semanas y sigo con su sabor, su recuerdo, su tacto. Dos semanas y suma y sigue, pues todo lo que queda en mi de la lectura de este maravilloso libro son cosas positivas. Nos encontramos con un libro que recomiendo desde aquí, es una novela, un relato, un cuento maravilloso sobre el amor. Pero no el amor que vivimos cotidianamente en nuestro mundo, sino un amor que va más allá del tiempo, del espacio, de las circunstancias de la vida, de los prejuicios, de las críticas, de la esclavitud, de la posesión, y un largo etcétera.

Si dunda para mi ha sido como llenar de nuevo mi vaso de la esperanza en que existe realmente el amor y de que el amor supera muchas veces nuestra visión del mismo (y porque no, que el amor llegará alguna vez a mi vida).

La protagonista de nuestra historia desconoce de que le hablan, sólo al final todo cobra sentido, un sentido que le hará cambiar todo lo que había pensado antes y verá a su padre con los ojos correctos.

Por otro lado me plantea a mí muchas cosas, muchas dudas sobre la superficialidad sobre la que vivimos, un mundo donde hacemos trascender cosas que realmente no importan, situaciones que nos bloquean y que realmente son superficiales. Cuando realmente hay un problema importante dar un abrazo no significa nada, mirar con exactitud la factura de una compra no tiene sentido, mirar donde te sientas, en que lugar te colocas, que los amigos vayan o vuelvan, que si los demás te ven bien, o el aparentar ante los demás no significa nada, no es importante., que la fortuna te sonríe, nada importa. Sólo importa, sólo importa el amor. Ese es el amor que nos habla el libro.

José Antonio.

No hay comentarios:

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.