sábado, 2 de octubre de 2010

De noches y de amores



La noche nos ilumina otra vez con su presencia,
Para nosotros amanece un nuevo día.
Hoy como es de cotidiano observemos sin prisa y muy atentos.
Todo lo que sucede a la luz de la luna.

Gente pasa al lado nuestro y no saben de nuestra paciencia.
Observadores silenciosos a veces somos, tenemos mucha prudencia.
La noche bonita hoy se manifiesta, y nuestro amor ofrecemos sin temor.
Es que entre nosotros amor es igual a no temor.

Me dice ella que no observa nada nuevo hoy,
Y yo como también buen observador hago un pequeño ruido como confirmación,
Grave error porque un caminante me escuchó.
Y nosotros entonces prudentes como estatuas nos quedamos.

El caminante miró y remiró, y con una linterna nos apuntó.
¿Empieza la noche y ya se termino la magia?
¿Nos dejará tranquilo en el mar de nuestro amor?
¿O por el contra otra vez huir en desesperación?

No esperamos a más señas, ni a más dilación y las alas pusimos en marcha,
Para parar en un nuevo árbol donde seguir con nuestra manifestación de amor,
Pues la noche bonita hoy se manifiesta, y nuestro amor ofrecemos sin temor.
Es que entre nosotros amor es igual a no temor.



José Antonio

2 comentarios:

irene dijo...

Maravillosas lineas las que salen del corazon, me encanto leerte, un abrazo
Irene

Miriam dijo...

¡Qué cosa tan bonita!

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.