miércoles, 7 de agosto de 2013

Pequeñas recetas para la felicidad 1



Pequeñas recetas para la felicidad según Richard Wiseman


 ¿Contar los problemas o escribirlos?


                      Normalmente cuando estamos preocupados por algo, tenemos un problema, creemos que la mejor solución es contárselo a una persona, a un familiar o amigo. Distintos estudios demuestran que escribir sobre ellos tiene mayores beneficios. “Desde la perspectiva psicológica, hablar y escribir son dos cosas distintas. Hablar, a veces, es una actividad poco estructurada, desorganizada, incluso caótica. Por el contrario escribir anima a la creación de un argumento y una estructura que ayudan a dar sentido a lo sucedido y nos dirigen a una solución.


¿Tener más nos da más felicidad?

Según los estudios, los efectos del tener pasan cuando nos habituamos a él, un coche nuevo dejara de ser atractivo al mes de uso o incluso antes. La gente más felices en cambio son aquellas que tiene una actitud de gratitud con la vida, disfrutar del paseo en coche, la brisa del mar, etc.

¿Qué es lo que hemos de recordar de nuestras vidas?

Si hay que recordar, recordar lo positivo, si es de imaginar, imaginar que consigo mis metas. En esto esta el truco.


Incorporar la escritura afectiva a tu vida

  Ya hemos hablado de los efectos beneficiosos de la escritura, ahora los vamos a poner en práctica.


Lunes: Dar gracias. Hay muchas cosas por las que dar gracias: amigos, familia, pareja, un buen trabajo, recuerdos felices del pasado, una experiencia agradable reciente, un café, te, sonrisa de un desconocido, recibimiento de una persona o familiar, oler flores. Piensa en la última semana y escribe tres de estas cosas.

Martes: Me lo pase en grande. Piensa en la mejor experiencia de tu vida. Imagínate en ella, piensas en cómo te sentías y en lo que pasaba en tu alrededor. Ahora dedica unos minutos a escribir una descripción de la experiencia y de cómo te sentías. Sólo tienes que plasmar tus pensamientos en papel.

Miercoles: Un futuro fantástico. Dedica unos momentos a escribir sobre tu vida en el futuro, que ha ido lo mejor posible. Se realista, que has trabajado duro y has alcanzado tus metas. Imagina que te has convertido en la persona que realmente quieres ser. Aunque todo esto no te acerque a los objetivos, te ayudara a sentirte bien y te hará sonreír.

Jueves: Querido…Piensa en alguien de tu vida que es muy importante para ti. Imagina que sólo tienes una oportunidad para decirle a esa persona lo que sientes. Ahora escríbele una carta breve en la que describas lo mucho que te importa y el impacto que ha tenido en tu vida.

Viernes: Revivir la situación. Piensa en los últimos siete días y toma nota de tres cosas que te hayan ido muy bien. Pueden ser cosas triviales o importantes como quieras.


Fuente: Richard Wiseman, 59 Segundos, Editorial Integral.


 

Reflexiones:  
                   Esta más que demostrado lo terapéutico de escribir. Sacar a la luz de nuestras entrañas todas esas preocupaciones, inquietudes, nos ayudan a dar a la luz y aliviar las penas que no nos dejan vivir.
Por otro lado, hay que reforzar las vivencias, escribiendo lo positivo de la vida, darnos cuenta de los afortunados que somos con cada respiro, con cada inspirar y expirar el aire que nos rodea, disfrutar del techo en donde vivimos, etc.
Recuerdo hace ya unos años, que mande una tarea en clase, y se trataba de eso mismo, escribir y ordenar por importancia las cosas más importantes que me ha pasado en mi vida, y una alumna nos dejo a todos boquiabiertos, “-lo mejor de la vida es estar vivo para poder vivirla, eso es lo más importante”. Y lo más asombroso de todo es que era una personita que no podía presumir de que a su vida le fuera todo muy bien.

Un saludo desde le corazón.







No hay comentarios:

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.