lunes, 12 de julio de 2010

Como dice la canción: Tu me dices "duermes", yo te digo "sueño".


Dicen los libros y mucho más la experiencia vivida, que quien madruga por gusto, o quien por necesidad tuvo que madrugar, tolera mal que otros, en su presencia, sigan durmiendo a pierna suelta, y con razón en este caso del que estamos hablando…

"Ensayo sobre la ceguera" José Saramago.

¡Vaya, vaya día agotador!. Deje por un día la rutina. Anécdotas, amigos, amigas, niña simpática de por medio, te, refresco y otra vez te. Nexo de unión entre personas ansiosas por conocer a gente distinta, yo contento por estar con ellos. Este día provoca en mi ya a estas horas una ganas tremendas de dormir, pero no me puedo ir a la cama sin mi ración de lectura, sin mi querida novela del genial escritor Saramago.

Sin duda hoy dormiré a pierna suelta, a sabiendas de haber vivido un día completo acompañado de gente que se que me quiere y que quiero profundamente. Voy a dormir a piernas suelta y que me perdone si alguno-a madrugan ante que yo (muchos lo harán). Dejaré el teléfono encendido, siempre el corazón atento a las cosas maravillosas que me aportan, y soñaré sueños que construirán algo por algún sitio (espero que llegue algo por alla, sí, sí a ti me refiero).

Bueno, a seguir leyendo y cuando el párpado caiga a soñar lindos sueños.

No hay comentarios:

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.