martes, 13 de julio de 2010

"El hombre en busca de sentido", Viktor E. Frank





Hace ya muchos años me leí un libro que me marcó profundamente: "El hombre en busca de sentido". Aquí señalo unas reflexiones y hablo sobre el, espero que les disfrute.
El hombre es ante todo ser-en-el-mundo, es un ser que vive en un lugar, en un tiempo concreto. Con ello quiero decir que le hombre vive de lo que hace, de la praxis, de la experiencia y desde allí da su visión, la interpreta y nos muestra como realmente es la vida. Este es el caso de Viktor E. Frankl, un hombre que vive y nos enseña a vivir desde la experiencia, desde la vida del día a día.

En esta obra el Psicólogo Frankl nos muestra la experiencia en un campo de concentración donde se estudia al preso nº119.104. Número que s traduce en Viktor E. Frankl, el narrador de la historia. Es el personaje que se estudia.

Además de su propio estudio nos habla de las distintas personas, del hambre, del paisaje desolador, de los malos tratos, de los dolores, de las esperanzas, etc.

El libro marca al que lo lee, Frankl fue uno de los pocos supervivientes del campo de concentración de Auschwitz y en el libro nos cuenta cosas como las siguientes:

-El ser humano cuando pasa necesidad se adapta a las circunstancias extremas. Aunque siempre estaba la posibilidad de lanzarse contra la alambrada electrificada. Prometió no suicidarse. Mejor la muerte por otras circunstancias, muerte que siempre estaba al acecho.

-Frankl habla de “la existencia desnuda”, que significa “no hay ninguna posesión sólo el cuerpo”. El cuerpo a partir del primer día que llegan al campo de concentración es lo único que tienen, no hay más.

-“En tales momentos no es el dolor físico lo que más nos hiere, es la agonía mental causada por la injusticia, por lo irracional de aquello”

-“La peor pesadilla es despertar de un sueño, aunque sea una pesadilla también”

-Sexualidad: No hay preocupación, todo se centraba en el hombre. Los sueños y las perversiones sexuales eran mínimas.

-Los prisioneros se aferraban a las maravillas de la naturaleza, del amanecer, recuerdan la música, el arte, recuerdo de sus vidas…

Bueno, después de todo este triste panorama ¿La vida tiene sentido?

Para Frankl lo importante, lo que hay que conseguir es un cambio de mentalidad: No hay que esperar de la vida algo sino que la vida espera algo de nosotros, el ser humano siempre tiene que dar a lo largo de su vida a la vida misma, tiene que actuar correctamente y dar lo mejor de si mismo-a.

¿Y que es el ser humano?

“El ser que siempre decide lo que es. El ser que ha inventado las cámaras de gas, pero asimismo es el ser que ha entrado en ellas con paso firme musitando una oración”


Conclusión

Para terminar quiero decir que lo leído me ha impartado, me ha puesto la piel de gallina. Esto sin duda nos hace comprobar las barbaridades que puede ser el ser humano en la vida. (No nos asombremos, el ser mismo ser humano, puede hacer cosas maravillosas como cosas terribles, esta dentro de su misma condición.) Y eso que he visto unas cuantas películas que nos muestran el horror de estos campos de concentración. Libros como el niño del pijada de rayas, que fue unos de los últimos, he estado también en Auschwitz y visto lo que queda de esta barbarie incluido he podido entrar en las literas y en las cámaras de gas. Recuerdo también haber leído algo sobre el getto de Varsovia y la GESTAPO. Pero nunca un relato real, con toda su crudeza. Aunque como dice el autor la cosa se podría contar de una manera más detallada.

Todo lo que rodea al libro, lo hace imprescindible en nuestra biblioteca, todo hace ser del libro imprescindible para comprender que la vida se puede vivir, aunque sea en circunstancias extremas. También se nos muestra que hay que luchar, luchar porque tenemos que dar a la vida muchas cosas. Pues démosle todo lo que podamos.




EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO, E. FRANK.

No hay comentarios:

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.