lunes, 17 de enero de 2011

El amor observa sin interpretar




La mayor parte del tiempo yo no veo realmente a las demás personas. Las veo en relación conmigo. Primero me miro a mí, y después a los demás. El auténtico amor elimina comparaciones y observa directamente a los demás. No filtra lo que otra persona hace a través de la eterna cuestión del ego: <<¿Qué me parece esto?>>. El auténtico amor evita la lente deformante de mis necesidades eventuales y mi autoimagen siempre cambiante, y observa a los demás desde su interior.


Autor: Hugh Prather

Obra: Palabras para cada amanecer. 365 propósitos para empezar el día.


Reflexión: ¡Qué dificil es ver a los demás cuando realmente no estamos bien con nosotros mismos! ¿No creen?


5 comentarios:

Cerynise dijo...

Así es amigo Jose Antonio , primero hemos de aprender a aceptarnos tal cual somos, a partir de ese momento , aceptaremos como son los demás.Y cuando existe el amor , no se ven ni defectos ni errores , se observa sin interpretar , pues todo llega a ser perfecto.

Que tengas buen comienzo de semana.

Besos.

Dana Eva dijo...

Puede que uno, desde el amor, acepte al otro en su complejidad, y creo que hacia ese objetivo debemos apuntar, pero el interpretar lo que se ve, lamentablemente es automático. Creo que es sociológicamente imposible separarse tanto como para ver sin interpretar. Es consecuencia de la misma naturaleza de humanos, como seres sociales que somos. De todas maneras, es hermosa la sensación de poder darse, amar al otro completamente, sin tabúes que limiten, amarlo en su totalidad, con todos sus colores.

irene dijo...

Ganitas tenia de pasarme ya por aqui querido amigo, y bien ciertas son tus palabras
El amor te hace ver de manera cierta y al tiempo distorsionada al objeto de tu apsion y deseo, ¿pero no es eso al fin y al cabo lo que todos nos merecemos? ¿ser amados incondicionalmente?
Esperemos que haya mucho amor en nuestros dias
Un beso

Irene

José Antonio (Joanimiko) dijo...

Sin duda en la interacción con la otra persona son muchos los factores que intervienen. Entre ellos esta la química, el inconsciente, etc. que no controlamos. El tiempo hace superar todos esos impedimentos preliminares y hace que salgan a la luz todo lo que realmente importa, dos personas que se ven como son, sin limitaciones.
Las limitaciones nos las ponemos nosotros mismo cuando queremos obtener algo de alguien o deseamos algo de alguien. ¿No dicen que el amor es egoísta?
Irene, hace tiempo que intento publicar algo en tu blog y no lo he podido conseguir.
Te sigo.
Por último, tenemos y nos merecemos ser amados incondicionalmente claro que sí, claro que sí.

Un beso.

Patricia 333 dijo...

Me he paseado por tu blogg y me voy encantada de todo lo que he leído , gracias por compartir todo esto

Un abrazo desde México

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.