miércoles, 7 de abril de 2010

Una mañana en un Jueves Santo



Calle de Triana-Las Palmas



La semana pasada fue especial, como siempre que tengo tiempo libre descubro nuevas cosas, la vida se encapricha en abrir nuevas puertas de cachitos de felicidad y de casualidades serendipitescas. El Jueves santo fue el día, tocaba como de costumbre un día (como mínimo) a la librería de turno, y va, ¡cerrada!. Pues es normal, Jueves santo, algunas tiendas abren otras no, pues esta vez decidí irme a una de esas librerías de toda la vida, de esas pequeñas, de esas que se trabaja porque no queda otra, no hay vacaciones cuando se es pequeño, cuando la responsabilidad es mucha,.... Adelante tocaba comprar un libro, mejor dicho libros, en una librería no habitual, y no pude resistirme a la tentación (y eso que tengo muchos libros que leer y otras ocupaciones como de costumbre), y compré tres libros, La esperada continuación de perdona si te llamo amor de Federico Moccia, llamado como todos saben “Perdona pero quiero casarme contigo”. Por otro lado, me compre un libro de cuentos del continente africano y por último otro librito, que si me permiten ya mencionare en otro momento cuando empiece a leerlo, solo adelanto que es una adaptación de un clásico de la literatura a la actualidad, en pleno siglo XXI, clásico que me encantó y me encanta pues leo de vez en cuando. Encontrarme este último libro fue todo un acontecimiento, es algo sin duda serendepitesco y una alegría que me embriagó de pies a cabeza.
Pues nada, ya tengo nuevos libros que leer, nuevas citas que tendré que comentar, nuevas cosas que compartir. Seguiré ahora con lo romántico, pues me intriga saber que ocurre con Niki y Alex, ¿qué se le habrá ocurrido a Moccia esta vez? Por cierto, vi la película del Perdona si te llamo amor. Me arriesgué, me decidí, es una película que a mi edad no me dice nada o poco, pero no deja de ser para espectadores de determinada edad algo muy romántico y bonito, etc. Definitivamente me quedo con el libro. Pero si eres romántico o romántica, tienes unos 12 a 22 años aproximadamente y quiere soñar un poco, adelante, disfrutalo-a.

No hay comentarios:

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.