martes, 28 de junio de 2011

¡Diez oraciones a las que Dios dice siempre sí!






Hace ya unas semanitas que ha caído en mi poder, y que desgraciadamente tendré que dejarlo otra vez en la biblioteca, uno de esos libros de espiritualidad, que están tan de moda por su comercialización y consumición masiva.
Ya sabemos que a todos nos gusta que nos prometan la felicidad, el amor, buenas relaciones, la paz, etc…y en ese sentido siempre me ha gustado darle un vistazo a todo estos tipos de libros.
Pues bien, si usted es una de esas personas sensibles a estos temas le recomiendo que siga leyendo este post, si no es así, le recomiendo que lea otra entrada de mi blog que seguro que le interesa. Después de esta pequeña advertencia continúo.

Es cierto que no todos los libros de autoayuda, o de psicología, de espiritualidad, de filosofía, de religión me terminan de convencer y realmente dan con en el clavo, pero este en especial me ha gustado. De 202 páginas, me he quedado en la 89, y ha aportado alguna claridad, o me han dado una visión clasificatoria con respecto a temas como son la creencia en Dios, el sufrimiento, compromiso, generosidad, etc.

Diez oraciones, es una oportunidad de intentar entender que hacemos aquí y si tiene sentido todo este aparente sin sentido de vida, este caótico libre albedrío en el que nos vemos inmersos.

Por último quiero terminar con algún texto que clarifique porque tanto me ha gustado…(difícil elección)

“¿por qué no curó Dios el cáncer de mi madre? ¿Por qué no me rescata de este horrible empleo?... ¿por qué, por qué, por qué?

Es difícil de entender: Un Dios supuestamente omnipotente, omnisciente y lleno de amor, un Dios que creó el Sol…y sin embargo, muchas veces parece ignorar nuestras oraciones. ¿no existe alguna explicación que nos pueda ayudar a no enfadarnos con él?

(….)

Pero Dios no es un supermercado, y el mundo no es un enorme Carrefour… La dura realidad es que Dios atiene a una serie de directrices muy estrictas a la hora de “estudiar nuestras súplicas”…

Dios dice no… a algo que a todas luces es perjudicial para nuestro bienestar espiritual…
Otras dice no a algo que queremos pero que no podemos entender su negativa…Dios concede no lo que queremos sino lo que necesitamos… lo que le interesa es nuestro bien último… “

1 comentario:

Sergio dijo...

Me han gustado mucho esas reflexiones finales, de las que creyente o no, estoy convencido que son ciertas. Siguiendo con una visión cristiana, creo que llevamos la cruz que somos capaces de soportar.

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.