jueves, 11 de julio de 2013

¡El arte de aprender a desaprender!

                    

                      Estamos en un escenario vital donde el cambio está a la orden del día, nuevas informaciones, conocimientos, ideas, experiencias, nos hace re-situarnos y ver una “nueva” o si acaso más cercana realidad. Es necesario pues aprender a desaprender si queremos adaptarnos, evolucionar, crecer y abrirnos adecuadamente a la realidad.
Aprender a desaprender implica dar despedida a esas pequeñas verdades caducas que nos han servido en determinado momento en nuestro pasado, pero cuidado, “no debe llevarnos nunca a una relativización universal”. Por otro lado, definimos verdad como aquello que verdaderamente apuesta por lo humano, la vocación humana, el desarrollo humanizador (en un contexto social y pluridimensional).

¡Qué difícil es desechar aprendizajes!

                              Sin duda nos cuesta desechar nuestros aprendizajes: ideas, emociones, informaciones, interprestaciones, conductar, etc. Según José A. García-Morge la dificultad radica en cinco puntos:

1                                                   1.  El peso significativo de las personas que nos los legaron
.
2                         2. Los beneficios primarios o secundarios (menos conscientes) experienciados en el ejercicio, frecuentemente manipulativo, de esas conductas aprendidas.

3                          3. Las emociones que se estructuraron en nosotros con su aprehensión.

4                           4. Los refuerzos que permitieron su consistencia y constancia.

5                            5.  La pertenencia que obtuvimos, por integración, en grupos o culturas que nos permitían identificarnos y tener seguridades básicas.

¡Qué difícil es desaprender!

                   Aprender a desaprender implica una decisión, supone un cambio, supone “un maduro intercambio con la realidad de dentro y fuera de nuestra persona”. Implica romper con nuestros dogmatismos, implica romper con el miedo al perder, miedo a perder poder.

Factores, fichas en juego en el tema de aprender a desaprender

-Formas de procesar los conocimientos:

-Internalización: el mensaje se adhiere a nuestro sistema personal de saberes, valores y creencias. Como si de un maestro en artes marciales se tratase, deshacerse de ese que nos lo enseñó se cierne como un gran problema.
-Introyectos: el mensaje, información, interpretación, se ha instalado en nosotros sin saber porque, hablamos en boca de otros (medios de comunicación, baja auto-estima, etc.)

-Afectividad y desaprendizaje: “Mis saberes, conocimientos, interpretación y valoración de datos, dependerán de la necesidad afectivo relacional que lo sustenta”. Mi conocimiento se siente unido a connotaciones afectivas derivadas de lo personal (familia, maestro,etc.) y grupales (partidos políticos, comunidades, asociaciones,etc.)
-Contactar con la experiencia: Contactar con lo auténtico de cada uno, contactar con lo concreto y real, apertura al conocimiento, etc.



REFLEXIÓN PERSONAL

                      El tema de Aprender a desaprender deja abiertas muchas tareas para cada uno de nosotros, tareas que hemos de trabajar y ordenar. Nos encontramos con un trabajo personal y muy rico para cada uno de nuestros lectores. José Antonio nos anima atrabajar en post de desaprender: “¿He sido valiente, capaz y lúcido para desaprender, en contacto sano con mi propia experiencia, y, en diálogo abierto con la realidad y su horizonte provocativo, utópico y,a la vez, dimensionador de nuestros conocimientos en la construcción humanidad de la historia y de esa misma realidad?

Desaprender implica romper con esas personas, con esas entidades sociedades (¿políticos?) que nos dieron sustento en un determinado momento pero que ahora queda atrás en post de seguir creciendo cada uno de nosotros en libertad, en responsabilidad, en una mejor visión de la realidad y la vida.
¿Te atreves a desaprender y situarte en nuevo lugar, a dar cabida un nuevo posicionamiento vital?


Un saludo.


Fuentes: 

Sacado del libro de Carlos Alemany (Editor) titulado 14 aprendizajes vitales. Editorial Desclée.

Aprender a desaprender escrito por José A. García-Monge.

Aprender a desprender en la web: 

Cuando vamos a las distintas páginas web nos encontramos aprender a desaprender dentro del ámbito empresarial, del cambio personal,etc. Aquí tenemos algunos ejemplos:







1 comentario:

sofía clevit dijo...

Un gusto encontrar este blog. Saludos.

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.