lunes, 1 de julio de 2013

Morir despacio







Al entrar al ático de Víctor Barroso, a Monroy lo embargó esa sensación de pornógrafo aficionado que solía experimentar cuando husmeaba en asuntos ajenos, como si se metiera de pronto en una cama ajena sin cambiar las sábanas y notase, con repugnancia, el calor, el olor, la postura del otro.
(…)
Monroy supuso que sería la zona más jugosa así que decidió comenzar por el dormitorio. La alcoba era lo más barato que se puede encontrar en Ikea: una cama de pino grande y baja; un ropero que ocultaba una de las paredes y un sinfonier que hacía a veces de  cómoda…Tomo asiento al borde de la cama y leyó los títulos: Las benévolas de Litell y los Ensayos de Motaigne”.


Morir despacio es el tercer ramalazo artístico que hace el escritor Gran Canario a la novela negra.En esta tercera aventura Monroy  investiga el más que dudoso suicidio de un personaje, el que se nos va descubriendo poco a poco, su entorno, familia, y como no, el intrincado de relaciones del que de una u otra manera a veces formamos parte todos los que vivimos en la hermosa Las Palmas.

Esta es la primera novela del exitoso escritor canario, Alexis Ravelo, que disfruto de su lectura, y surge del contexto del club de lectura que existe desde hace dos años en el instituto donde trabajo: IES En las Palmas de Gran Canaria, nuevo instituto que surge de la fusión entre el IES Tomás Morales y el IES Santa Teresa de Jesús. Tuvimos la oportunidad  de contar con la presencia de Alexis Ravelo y de comentar su novela.

Desde esta plataforma animamos, como no, a su lectura, y a experimentar esos ramalazo artísticos que derivan de la novela negra y de sus alrededores, todo situado en las calles de la emblemática ciudad de las Palmas.


No hay comentarios:

¡PALABRAS!

“Palabras para cantar. Palabras para reír. Palabras para llorar. Palabras para vivir. Palabras para gritar. Palabras para morir”
J.A. Labordeta.